miércoles, 31 de octubre de 2012

Bizcocho de calabaza y pepitas de chocolate

Ya tocaba un postre. Y además, tenía ganas de probar la calabaza como algo dulce. Y, por supuesto, hoy era el día adecuado para colgar esta receta, ya que el símbolo por excelencia de Halloween es la calabaza. Así que como resultado de todo surge mi bizcocho de calabaza y pepitas de chocolate o, como lo he rebautizado, el bizcocho más fugaz de mi cocina. Creo que apenas sí lo dejamos enfriar. Duró en el plato como media tarde, y no quedaron ni las migas. Y solo entre Óscar y yo. Os podéis imaginar que nos encantó!

Para la gente que no haya probado la calabaza dentro de un postre, os lo recomiendo, aporta un sabor muy especial. Para hacer el bizcocho me he basado en la idea de Recetas americanas aunque con alguna variación.



INGREDIENTES:

1. Un trozo de calabaza de 500 gr.
2. Dos huevos.
3. 200 gr. de harina de trigo.
4. 200 gr. de azúcar.
5. 100 ml. de leche.
6. 100 ml. de aceite.
7. Medio sobre de levadura Royal.
8. Canela.
9. Una pizca de sal.
10. Chocolate con leche.
11. Mantequilla.
12. Azúcar glass.

PREPARACIÓN:

Pelamos la calabaza y la picamos en dados, quitando las hebras y las pepitas. He usado un trozo de 500 gr porque al hacerlo puré la cantidad mengua y se quedan en unos 200gr aproximadamente. Ponemos los trozos de calabaza en un cazo con agua al fuego y que cueza en torno a 15 minutos o hasta que esté blandita.

Por otro lado, batimos dos huevos y reservamos. Pasados los quince minutos, escurrimos la calabaza y la volcamos en un bol. Cuando esté fría añadimos la leche y mezclamos con la batidora. En otro bol añadimos la harina, el azúcar, los huevos batidos, la levadura, una pizca de sal, una pizca de canela y el aceite. Removemos con una varillas manuales hasta que se incorporen los ingredientes. Después, lo unimos a la calabaza con la leche y con la ayuda de la batidora lo mezclamos todo hasta que no queden grumos.

Vamos precalentando el horno y untamos el molde de mantequilla para que el bizcocho no se pegue. Por otro lado, cogemos unas onzas de chocolate con leche y con la ayuda de un cuchillo vamos cortándolo en trozos muy pequeños. La cantidad es al gusto. Añadimos las pepitas de chocolate a la masa y mezclamos con la varilla. Finalmente, echamos la mezcla en el molde y metemos al horno. 

El tiempo y la potencia puede variar de un horno a otro (os lo digo por experiencia, ya sabéis que estoy teniendo problemas con mi nuevo horno, que me lo quema todo), pero una regla básica es no abrir el horno durante los primeros 20 minutos porque sino se fastidia la cocción y el bizcocho no subirá. Tendremos el bizcocho unos 40 minutos, pero podéis comprobar si está hecho pinchando con un tenedor y si sale limpio es que está listo. Y de potencia, lo normal suele ser 180º con calor arriba y abajo, aunque yo no lo he hecho así porque mi horno es "especial".

Una vez esté hecho, lo sacamos, dejamos enfriar un poco y desmoldamos. Una vez esté frío echamos el azúcar glass por encima para decorar. Y listo para hincar el diente. Estaba de miedo!!!





Como veis apenas se notan los trocitos de chocolate, para la próxima vez echaré más porque es una mezcla que me ha gustado mucho.

10 comentarios:

  1. El chocolate nunca viene mal y en este bizcocho queda genial.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la mezcla me ha sorprendido para bien! un besote

      Eliminar
  2. Me encanta la combinación, aunque nunca he hecho un postre con calabaza, debe ser delicioso!!

    ResponderEliminar
  3. No he probado el bizcocho de calabaza y los estoy viendo riquísimos y este con chocolate, que rico!!
    Besinos y feliz puente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues anímate a hacer algo con calabaza q merece la pena! feliz puente para ti tb!

      Eliminar
  4. No me atraen los bizcochos con calabaza pero si lleva chocolate entonces me lo pienso!!, este seguro que acaba dentro de mi horno.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Se ve sumamente esponjoso y apetitoso!

    ResponderEliminar